Pes equinus

Hablamos de un pie equino cuando éste presenta la imposibilidad de estar parado con todo el pie en el suelo, también con el talón entonces.

La consecuencia es inestabilidad, sobre uso del lado no afectado y sobre cargo en el metatarso del pie afectado ya que ese carga prácticamente todo el peso corporal.

Cuando es poco que le falta al pie para pisar bien, un tacón más alto puede compensar la falla. Y claro, generalmente el mismo paciente ya ha encontrado esa solución.

Para los casos más graves el calzado ortopédico a la medida es la solución óptima para lograr que el paciente recupere su estabilidad y que logre usar ambos pies en igual proporción. Eso, junto con el apoyo de toda la planta del pie, ayuda además de reducir la presión en el antepie del pie equinado.