Pie plano, arco caido

Una de las consecuencias del pie plano y el arco caido es sobrecargo con dolor y callosidad en el área de los metatarsianos. Otra consecuencia es que el pie se hace ancho. El paciente se cansa mucho al caminar y con el tiempo las rodillas se verán afectadas o incluso la espalda baja. Queremos prevenir eso y a la vez buscamos reducir la presión en el metatarso. Lo logramos con plantillas que apoyen ambos arcos del pie: el arco transverso y el arco longitudinal. Si es necesario acojinamos ciertas zonas adoloridas o vulnerables.