Rodillas inestables

La inestabilidad de las rodillas es fuente de mucha inseguridad. Una suela modificada puede ayudar para tener mejor control.

Aplicamos un tipo de movimiento artificial que mantiene la rodilla estirada hasta que el otro pie tenga contacto con el suelo. A partir de este momento permitimos que la rodilla débil se dobla para terminar la fase del paso.

Este "truquito" se aplica tanto en calzado normal si los pies no tienen deformidades, como en calzado ortopédico a la medida si así se lo requiere.

Si se trata de una inestabilidad hacía medial o lateral tenemos que asegurar los tobillos hasta media pantorrilla por medio de una ortesis.